deporte

Recuerdo que a lo largo de varias generaciones de mi familia se ha acogido y ayudado a diferentes personas en mi casa. Siempre ha habido la mentalidad de ayudar o apoyar a otras personas, aunque sean extrañas. Este tipo de conductas no han sido, ni mucho menos, exclusivas de mi familia, si no que se repiten más de lo que parece, y tal vez menos de lo que desearíamos. El deporte como herramienta, ha sido muy útil en alguna de las ocasiones.

Alguna de esa gente puede llegar a ser más familia que la que uno tiene de sangre; otros se llevarán ese recuerdo de que un extraño les ayudó en el momento que lo necesitaban y cuando no tenían a quien recurrir. Creo que ese gesto puede marcar o animar a esa persona para empatizar y actuar de la misma manera en un futuro cuando alguien necesite de su ayuda.

Es mucha gente la que se involucra en diferentes proyectos sociales, solo por el mero hecho de ayudar a los demás. Esa necesidad que a veces nos despierta una imagen, algo que leemos o unas palabras. Luego viene la parte en la que además disfrutas de brindar esa ayuda, y luego, ya no puedes parar.

Una herramienta muy útil para ofrecer apoyo a otras personas es el deporte, especialmente el fútbol, ya que es una herramienta muy potente. Podemos ver en cualquier calle de cualquier pueblo o en cualquier parque de cualquier ciudad a niños y mayores practicando este deporte.

 

En un programa de televisión, pudimos ver una de esas historias que nos conmueven y nos motivan para tomar acción y aportar un poco de nuestro tiempo y cariño a otras personas. El programa dedicado al fútbol nos muestra al equipo de un barrio marginal que ayuda a chavales del barrio a salir de las calles, aprender unos valores y estudiar y labrarse un futuro.

En él se muestra a Javier, fundador del equipo y “tutor” de los chicos que en él juegan. Incluso acoge a varios de los chicos en su casa, haciendo seguimiento de sus estudios y progreso. Especialmente motivador es ver la vocación y la dedicación que Javier tiene por ayudar a cada uno de los chavales a retomar las riendas de sus vidas y alejarse de las calles.

Es interesante ver como él, a través del deporte motiva a los chicos a estudiar y tomar responsabilidades. Así que ofrece el deporte como herramienta y vía de escape pero dándoles a ellos la responsabilidad principal. Mediante el fútbol, Javier es capaz de enseñar los valores necesarios para convivir en sociedad.

Este programa, y en especial el proyecto de Javier nos muestra cómo es posible vencer a las adversidades cuando se tiene el apoyo necesario y cuando se siente el cariño de otras personas y de la sociedad en general.

 

Original