Pocas veces agradecemos el milagro de vivir, de compartir, y valorar cada día con seres queridos, nunca nos percatamos de todo lo bueno que tenemos alrededor y de vivirlo al máximo, con la mayor intensidad. Siempre posponemos las cosas porque creemos que viviremos para siempre.

Valorar la vida se trata de disfrutarla al máximo, de vivirla con intensidad, de ser buenos y mejores seres humanos todos los días, de amar y demostrarlo como si fuera el último día.

Hace poco vi un vídeo en youtube de TED donde Ric Elias sobreviviente de un accidente aéreo aprendió 3 maravillosas cosas mientras el avión descendía: la primera, todo cambia en un instante; la segunda, no desperdiciar el tiempo en cosas que no importan con personas que sí; la tercera, ser mejor persona y excelentes padres. Valorar la vida es mucho más que ser una persona buena y correcta en sus actos, se trata de ser lo mejor que puedes llegar a ser.

Aquí les dejo el vídeo, vale la pena hasta el último segundo.

 

 

Original