Tras los excesos de las vacaciones conviene empezar a cuidarse. Para ello, una buena opción sería incluir en nuestra dieta los «Superalimentos». Los superalimentos son, por definición, alimentos, especialmente frutas y verduras, cuyo contenido en nutrientes les confiere un beneficio para la salud superior al que puedan tener otros alimentos. Los superalimentos no son medicinas ni curas milagrosas, pero sí han demostrado su efectividad a la hora de prevenir y mejorar algunas patologías, así como de aliviar sus síntomas.

 

Estos son algunos de los principales superalimentos, con sus beneficios físicos y mentales https://culturizando.com/12-superalimentos-para-un-cerebro-sano/:

Arándanos y moras

  • Para nuestro cerebro: son conocidos por su poder antioxidante. Su ingesta puede mejorar nuestra memoria, aprendizaje y otras funciones cognitivas. Pueden ayudar a evitar o retrasar enfermedades degenerativas como el Alzheimer. Equilibran el buen humor.
  • Para nuestro cuerpo: Previenen enfermedades cardiovasculares, mejoran la circulación y disminuyen el colesterol. Además, favorecen la pérdida de peso y aumentan la energía. Otros de sus beneficios son la protección UV, y mejorar la vista y la cicatrización. https://www.sportlife.es/nutricion/articulo/superalimentos-vacaciones

Pescado azul

  • Para nuestro cerebro: son ricos en fósforo. Ayudan a fortalecer nuestro cerebro, las funciones cognitivas y especialmente la memoria.
  • Para nuestro cuerpo: ayudan a bajar el colesterol, son una gran fuente de minerales y vitaminas, son buenos para los huesos y tienen propiedades antiinflamatorias.

Espinacas

  • Para nuestro cerebro: debido a la gran cantidad de minerales y vitaminas que poseen, ayudan a mantener la conductividad eléctrica del cerebro, aumentando así la velocidad de procesamiento.
  • Para nuestro cuerpo: aumentan la fuerza muscular y promueven la energía y vitalidad. Favorecen el tránsito intestinal y ayudan a bajar de peso. Además, ayudan a prevenir enfermedades (cardiovasculares, degenerativas y cáncer), mantienen la presión arterial a niveles adecuados y mejoran la visión.

Calabaza

  • Para nuestro cerebro: otro de los alimentos antioxidantes por excelencia. Nos ayuda a mantener nuestra mente despierta y ágil, así como a mejorar nuestra memoria y la velocidad a la que procesamos la información. Además, ayuda a mejorar el sueño y reducir el estrés
  • Para nuestro cuerpo: tiene múltiples beneficios. Ayuda a adelgazar y mantener el peso, regula la presión sanguínea, mejora la salud cardiovascular y previene algunos tipos de tumores. Adicionalmente cuida tus ojos, mantiene la piel joven y protegida del sol, previene lesiones y es antiinflamatoria.

 

Aceite de oliva

  • Para nuestro cerebro: posee importantes efectos antioxidantes de protección para los tejidos y para la memoria. El consumo regular de aceite de oliva mejora nuestra circulación, haciendo que todas las células del cuerpo funcionen correctamente.
  • Para nuestro cuerpo: ayuda a bajar los niveles de colesterol malo y sube el bueno, ayuda a mejorar la digestión, protege frente a úlceras, combate el estreñimiento y mejora el funcionamiento de la vesícula biliar.

Tomate

  • Para nuestro cerebro: reduce el riesgo de derrame cerebral, y sirve como prevención de enfermedades como el accidente cerebrovascular o ictus.
  • Para nuestro cuerpo: fortalece las defensas, controla los niveles de azúcar en sangre, reduce la hipertensión y el colesterol y evita la retención de líquidos. Por añadidura, mejora la visión, protege la piel del sol, reduce el riesgo de piedras en el riñón, previene el estreñimiento y la diarrea y previene la aparición de cáncer de estómago y próstata.

Cacao

  • Para nuestro cerebro: sus antioxidantes evitan el envejecimiento prematuro del organismo y favorecen el mantenimiento de las habilidades cognitivas, gracias a la mejora del flujo sanguíneo. Además, funciona como antidepresivo.
  • Para nuestro cuerpo: tiene propiedades prebióticas, por lo que contribuye a una mayor salud intestinal. Es cardiosaludable, pues reduce o estabiliza la presión arterial y equilibra el colesterol.

 

No obstante, a pesar de sus múltiples beneficios, cabe tener en cuenta que nuestra dieta no puede estar compuesta en su totalidad por estos llamados superalimentos. Muchos de ellos escasean, o incluso carecen de los nutrientes esenciales. Por este motivo, si bien se recomienda incluirlos en la ingesta cotidiana, no pueden sustituir otras sustancias. Lo que es más, muchos de estos superalimentos se digieren o son más beneficiosos si se acompañan de las propiedades de otros alimentos. En cualquier caso, lo importante es seguir una dieta equilibrada y asegurarse de que nuestro cuerpo recibe todo lo que necesita.