Jane  Goodall es un ejemplo de implicación personal para el estudio y la defensa de las especies del planeta. Su vida ha estado dedicada, principalmente, al estudio de los chimpancés, pero hay mucho más detrás de eso. Si te interesa este personaje sigue leyendo: te va a gustar.

¿Quién es Jane Goodall?

Jane Goodall es la personalidad más reconocida dentro del estudio de los chimpancés. Nació en Londres en 1934 y, desde muy pequeña, mostró interés en la observación de los animales. Su familia no tenía recursos suficientes para pagar una carrera universitaria, de manera que todo lo que aprendió sobre el tema fue de manera autodidacta.

En 1957 surgió la posibilidad de hacer realidad uno de sus sueños: viajar a África, donde un amigo tenía una granja en Kenia. Una vez allí trabajó como secretaria hasta que, animada por un amigo, llamó al antropólogo y arqueólogo Louis Leakey. Leakey creía que la conducta de los primeros homínidos podría explicarse, en parte, estudiando a los grandes simios. Jane Goodall fue entonces a Tanzania para observar a los chimpancés y en 1960 se estableció en el Parque Nacional Gombe Stream, donde llevó a acabo su estudio sobre los chimpancés.

¿Qué hizo?

Goodall estudió a los chimpancés en libertad, a través de la observación directa en su hábitat natural. Siguiendo esta metodología de estudio descubrió algunos aspectos de la vida de los chimpancés, aún desconocidos para la ciencia. Sus descubrimientos, los convertía en una especie mucho más cercana a la humana de lo que en aquel momento se creía:

  • Hasta la fecha se había pensado que los chimpancés eran vegetarianos. Aunque buena parte de su dieta esté basada en frutas y plantas, se alimentan también de insectos u otros simios más pequeños, como los colobos. Este último no es un comportamiento puntual: los chimpancés cazan cada año un tercio de la población de colobos del parque de Parque Nacional de Gombe Stream.
  • El ser humano creía ser el único animal que fabricaba herramientas. Sin embargo, Goodall observó que los chimpancés cogían ramitas de los árboles y les arrancaban las hojas. El resultado era un instrumento que permitía cazar termitas al ser introducido en un termitero. Este proceso de modificación de los elementos de la naturaleza con un propósito específico es, en sí mismo, la fabricación de una herramienta
  • En contraposición a las creencias del momento, descubrió que los chimpancés tienen personalidad propia y capacidad de pensar racionalmente. También expresan sus sentimientos a través de conductas tan propias del ser humano como los besos, los abrazos o las palmadas en la espalda.

Una cuestión controvertida fue la utilización de nombres en lugar de números para diferenciar a los individuos a lo largo del estudio. Esta última era la práctica habitual en el ámbito científico para evitar la vinculación emocional entre el observador y el animal estudiado. Sin embargo, gracias a esta conexión entre ellos, Jane fue el primer ser humano aceptado dentro de un grupo de chimpancés.

 

¿Qué hace ahora?

La Dra. Goodall dedica la mayor parte de su tiempo a la sensibilización sobre la necesidad de proteger los ecosistemas y la biodiversidad. Sobre cómo un modo de vida sostenible es la única opción para la supervivencia humana, animal y vegetal del planeta. 

Para conseguir este objetivo fundó, en 1977, el Instituto Jane Goodall. El propósito de la organización es hacer del mundo un lugar mejor para el medio ambiente, los animales y los humanos. Para conseguirlo, el Instituto Jane Goodall tiene diversos programas:

Rescate y rehabilitación de chimpancés en Congo

Uno de los grandes problemas en la lucha por la protección de los chimpancés es la caza para el consumo de su carne. Las crías que quedan huérfanas son después vendidas, como mascotas o para su utilización con diversos fines lucrativos.  El Centro de Rehabilitación de  Tchimpounga recoge los chimpancés huérfanos confiscados por las autoridades congoleñas y los cuida durante toda su vida.

Investigación, conservación, educación y desarrollo sostenible en Senegal y Guinea

En la región de Kédougou, entre Senegal y Guinea, habitan los menos de 500 ejemplares de Pan troglodytes verus. Se considera que este chimpancé es el que tiene un comportamiento más similar al de los primeros humanos. La rica biodiversidad de la zona se ve amenazada por la deforestación y otras prácticas de la población, con escasos recursos con los que sobrevivir. Además de los programas de investigación y conservación, se desarrollan otros que permitan a la comunidad local desarrollarse de manera sostenible.

Campaña de reciclaje de móviles «Movilízate por la selva»

El uso de dispositivos electrónicos, con especial protagonismo de los móviles, genera una demanda de coltán y otros minerales necesarios para su fabricación con graves consecuencias para la naturaleza. El control de las minas de estos minerales provoca cruentas guerras, causantes de millones de muertes, además de la matanza de animales y la destrucción de sus hábitats naturales.

La campaña Movilízate por la selva promueve el reciclaje de móviles a través de su envío de forma gratuita con etiquetas prefranqueadas. Los beneficios económicos de su reciclaje son destinados a programas educativos y de conservación de África.

Programa educativo Raíces y Brotes
Raíces y Brotes es un programa educativo especialmente participativo del que cualquiera puede formar parte a través de su propio proyecto. El objetivo del programa es la consecución de un mundo mejor a través de las acciones que cada uno puede llevar a cabo en su entorno inmediato. 
 

¿Qué puedo hacer yo?

Todos podemos hacer algo para mejorar el mundo en el que vivimos. Cada gesto cuenta y hay muchas posibilidades para contribuir a esta mejora. Puedes adherirte a alguno de los programas comentados arriba, como Movilízate por la selva o Raíces y Brotes; si no, llevar una vida que minimice tu impacto sobre el planeta será una manera más que efectiva para proteger a todas las especies del planeta, incluyendo la nuestra.