Al 2018 le quedan apenas unos días, así que es importante comenzar a plantearnos metas para el nuevo año. Quizás empezaste a cambiar la decoración, la ropa y adoptaste nuevas filosofías. Pero ¿Qué pasa con las metas? Tener objetivos claros nos ayudará a sacar mayor provecho de los días venideros, además de lograr grandes cosas.

Uno meta que podemos plantearnos es aprender un nuevo idioma, quizás uno que necesitemos para trabajar, estudiar o que simplemente nos guste. Sin importar la razón que nos mueva, los beneficios son muchos. ¿Quieres conocer algunos? Pues continúa leyendo y seguro te sorprenderás.

Beneficios de aprender un nuevo idioma

Mayores oportunidades laborales y de estudio: hablar varios idiomas amplía las oportunidades de obtener buenos trabajos y especializaciones en otros países. Las empresas internacionales buscan personas capaces de comunicarse en diferentes idiomas e incluso pueden recibir salarios más remunerados. En el caso de los estudios, poseer cierto dominio del idioma nativo es indispensable para ser aceptados en muchas universidades. También, es una característica que permite acceso a mayor número de becas internacionales.

Aumenta tu círculo de amistades: tener la capacidad de expresarte en varios idiomas te permitirá entender mejor otras culturas. Al momento de viajar, podrás disfrutar libremente, sumergirte en la vida del país, conocer su gente y forjar buenas amistades.

Potencia la mente: el esfuerzo mental requerido para aprender un nuevo idioma contribuye a mejorar nuestra memoria y la agilidad mental. Es como si ejercitamos nuestro cerebro, contribuyendo a mantenerlo activo y hasta hacernos más inteligentes.

Retrasa el Alzheimer: aunque aprender otra lengua no elimina la aparición del alzheimer, sí pueden retrasarlo en caso de que vaya a suceder. Este hecho fue demostrado en un estudio realizado por Ellen Bialystok, psicóloga de la Universidad de York. Se comprobó que los pacientes con Alzheimer que hablaban solo un idioma manifestaron los síntomas cuatro años antes que los que eran bilingües.

Mejora la capacidad de atención: otros estudios también evidencian que las personas multilingües poseen mayor capacidad de concentración. Esto debido a que limitan las distracciones de una manera más óptima que el resto.

Mayor capacidad de resolución de problemas: este hecho se debe a que se desarrolla la creatividad. La razón es que se aprende a pensar y transmitir las ideas de diversas maneras. Además, el cerebro posee mayor flexibilidad para adaptarse a una circunstancia nueva. Esta habilidad permite que solucionemos los problemas más rápido.

Conocer un idioma contribuye a la tolerancia

Aprender otras lenguas nos proporciona muchos beneficios a nivel personal y profesional. Pero uno de los aspectos más positivo es que contribuye a que seamos más tolerantes con personas de otra cultura. La razón es que aprender un idioma exige aprender el comportamiento, costumbres y cultura del país, permitiendo que entendamos su realidad sin juzgar. Así que, anímate a agregar “aprender un idioma” a tu lista y disfrutarás de excelentes resultados.