Mateo tenía tan solo un mes cuando le diagnosticaron Leucemia Linfoblastica aguda tipo B, el cáncer infantil más común. Nueves meses más tarde Mateo no pudo conseguirlo y perdió su batalla.

En mis incontables paseos por Instagram me encontré con sus padres, Rubén y Lidia (@lylivive). Ambos gestionan una cuenta bajo el sobrenombre de Happy man. Y es que al parecer Mateo, pese a todo, nunca dejó de regalar sonrisas de manera diaria. Y ellos, a pesar de perder en la batalla a su bebé de 10 meses, decidieron seguir en su lucha particular. La primera, la posibilidad de seguir aportando en la lucha contra el cáncer infantil. La segunda, que la memoria de Mateo siga viva, siempre.

No quiero contar su historia, sus padres lo hacen de maravilla y es una magnífica ocasión para visitar su página. No sólo para conocer a una bonita familia que enamora, sino también al proyecto que han formado después de lo que pasó con Mateo. Tras ver la lucha  diaria de diferentes organizaciones contra la leucemia, decidieron aportar su granito de arena. El proyecto se llama 1 motivo 1000 razones y podéis verlo en la siguiente web.

Este proyecto cuenta con una tienda online de diferentes productos caracterizados con esa cara feliz que representa a Mateo. Mateo está en cada camiseta, pulsera, sudadera o chupete que encuentras en esa página. Y lo mejor de todo es que la mitad de los beneficios van dirigidos a la Fundación Josep Carrera. La mitad restante va dirigida a un cuento que habla sobre Mateo de la manera más bonita posible. Y esa no es otra que aquella que pueda ser contada y entendida por un niño.

Os animo a visitar su cuenta de instagram. Esta familia es todo amor y ejemplo de superación. De paso os animo también a que os deis una vuelta por su proyecto, conozcáis de cerca cual es su batalla a pesar de haber perdido la lucha más importante de sus vidas. Engancha, convence, llega.

P.D: ¡Yo ya tengo mi chupete!