El activismo ambiental forma parte actualmente de uno de los movimientos más promovidos por las ONG. Sumarse a una causa ecológica se ha convertido en una necesidad humana que se construye desde adentro y se comparte hacia fuera. Greenpeace desea suscitar actitudes de cambio por parte de la juventud para que participe cada vez más en acciones que generen una transformación.

 

¿Cómo lo logrará Greenpeace?

Recientemente se realizó en Madrid la promoción de un campamento gratuito organizado por Greenpeace que tiene como objetivo la instrucción de 250 jóvenes de 16 a 35 años de edad en tácticas de acción directa no violenta e incidencia política con temática ambientalista y ecologista. En pocas palabras, el campamento busca la formación de jóvenes en el activismo ambiental.

La ONG protagonizó un piquete en la calle de Alcalá a favor de Madrid Central con la intención de reclutar a más activistas que se sumen al proyecto. Dentro de las actividades que se espera lograr con la formación se tienen aquellas caracterizadas por ser protestas pacíficas que generen controversia en la sociedad y de esta manera se activen acuerdos. Se pretende alistar a nuevos agentes de cambio que a través de manifestaciones logren un movimiento sin utilizar la violencia o coerción.

Características del proyecto

Se trata de un campamento que se hace llamar Escuela de Activismo, caracterizada por ser un encuentro presencial de jóvenes en plena naturaleza. Pretende juntar a más de 250 jóvenes que estarán organizados durante su estancia en formaciones y talleres sobre campañas y activismo, además de compartir experiencias y habilidades que tengan como fin generar redes de participación juvenil. Se llevará a cabo en el valle de Tiétar durante las fechas del 12 al 15 de septiembre.

El proyecto es completamente gratis: la Escuela de Activismo cubrirá la estancia, la comida y todas las formaciones que se desarrollen. Lo único que, al parecer, no cubrirá por completo es el desplazamiento hasta el lugar en donde se llevará a cabo el campamento. Se señala que en los casos en que sea necesario se tratará de gestionar ayudas para viajes para evitar que jóvenes deserten del proyecto. Se comenta que estas jornadas de activismo están siendo montadas en colaboración con el Instituto Internacional por la Acción No Violenta.

El proceso de selección se llevará a cabo de la siguiente manera:

• Registro online dentro de las fechas establecidas
• Atención a criterios de diversidad (edad, género, procedencia, perfil personal)
• Valoración de la participación en colectivos u organizaciones que promueven la justicia social y el cuidado del planeta
• Revisión de motivaciones y expectativas del proyecto

Objetivos del campamento:

• Generar un espacio colectivo de formación en activismo
• Brindar herramientas y habilidades para la movilización social
• Buscar la acción no violenta
• Lograr una red de participación juvenil
• Formación en temas como “tácticas de acción directa escalada”
• Promover la planificación de campañas y estrategias
• Conocer la incidencia política, liderazgo colectivo, facilitación de grupos
• Aprender cómo comunicar y hablar en público
• Acercarse al ciberactivismo
• Explorar el arte y resistencia creativa

¿Por qué es importante un proyecto así?

La importancia de generar proyectos que tengan como objetivo el activismo es promover en la sociedad la dedicación a alguna línea de acción en la vida pública que pretenda generar cambios y transformaciones en lo ya existente. Nos invita a cuestionar las diversas realidades en las que estamos sumergidos y a proponer nuevas y mejores condiciones para que dichas realidades se desarrollen. Es la búsqueda de contextos más enriquecedores que acojan con mejores recursos a las diferentes poblaciones y ambientes.

Los proyectos destinados a un activismo ambiental son un movimiento no solo ecológico, sino también político, social y global que defiende la protección del medio ambiente en todos sus niveles. Estos ven por la defensa de las necesidades ambientales de un contexto que a través de una crítica social propone crear conciencia y generar nuevas reformas, tanto en el gobierno como en empresas y/o colectivos sociales.

Todo activismo es una intensa labor por defender y movilizar lo necesario para generar un mejor entorno humanitario. Es un compromiso para mantener el bienestar tanto del ser humano como de su ambiente, buscando un equilibrio. De esta manera, nos vemos como parte de un todo sin necesidad de estar separados.

 

Y tú, ¿qué harías por generar una transformación en tu realidad?