Cuanto debemos tomar decisiones, evaluamos multitud de cosas para intentar elegir la correcta. Pero hay ocasiones, en las que tan solo disponemos de décimas de segundo, no hay posibilidad de valorar, ni enumerar pros y contras.

Y si además del escaso tiempo, esa decisión significara una derrota, sea cual fuese la elección, ¿quién sabría cual escoger?

Este padre tuvo que tomar la más difícil, para la alegría de cientos de personas que ignoraban el gran sacrificio que realizó quien les salvó la vida.

 

 

Original