Muchas personas realizan acciones desagradables por motivos que escapan de nuestra imaginación. Pero para poder juzgar, hay que conocer las razones y mostrar empatía.

Las personas nunca olvidan aquello que les marca, y algún día, esa acción despreocupada, puede darnos una sorpresa.