Se entiende placebo como aquella sustancia que, careciendo por sí misma de acción terapéutica, produce algún efecto curativo en el enfermo, si este la recibe convencido de que esa sustancia posee realmente tal acción.

Si la enfermedad mejora con el placebo, esto puede significar dos cosas. O bien la enfermedad era tan solo fruto de nuestra mente, o nuestro organismo se ha recuperado espontáneamente. Por tanto, el objetivo de los estudios con placebo es discriminar los efectos farmacológicos de factores físicos o psicológicos propios del paciente.

 

Historia del efecto placebo

Ya que el efecto placebo depende en gran medida de la sugestión, la investigación del mismo se ha centrado en las relaciones entre el cuerpo y la mente. Se propone como teoría que el efecto placebo se produce en función de las expectativas de la persona. Es decir, si una persona confía en la efectividad de un medicamento, es posible que la propia química de su cuerpo cause efectos similares a los que podrían obtenerse con un verdadero medicamento.

No obstante, se ha demostrado su efectividad en patologías como depresión, dolor, trastornos del sueño, síndrome del intestino irritable y alteraciones de la menopausia.

Efecto nocebo

El efecto placebo no solo se produce cuando se alivian o reducen los síntomas, sino que también puede agravarlos. Se denomina efecto nocebo al empeoramiento de los síntomas o signos de una enfermedad por la expectativa, consciente o no, de efectos negativos de un tratamiento. Puede aparecer cuando la persona siente miedo por las consecuencias que las medidas médicas puedan tener. Ocurre, por ejemplo, cuando los pacientes de cáncer comienzan a sentir náuseas antes de la quimioterapia porque creen que las sentirán después.

Efecto placebo y su relación la homeopatía

La homeopatía es un método terapéutico que se basa en la ley de similitud o de los semejantes. Afirma que una sustancia que provoca determinados síntomas en una persona sana, en pequeñas cantidades, es capaz de curar los mismos síntomas o semejantes en una persona enferma.

Dadas las pequeñas cantidades en que la homeopatía administra sus tratamientos, y el hecho de que no siga estrictamente el método científico, esta disciplina ha estado sujeta a controversia. Dentro del campo de la medicina, se la ha considerado una pseudociencia. Tanto es así, que ha llegado a creerse que sus efectos se deben únicamente al efecto placebo. De esta manera, ha sido utilizada como complemento a disciplinas médicas, debido a su poder sugestivo.

 

Factores que intervienen en el efecto placebo.

Hay otros factores que pueden alterar el efecto del placebo, como el color y el tamaño del comprimido. Incluso el precio de los medicamentos influye, ya que si el fármaco es caro, los pacientes tendrán mayor confianza en el mismo. Desde el punto del color, se ha observado que rojo, amarillo y naranja están asociados con un efecto estimulante, mientras que el azul y el verde están relacionados con un efecto tranquilizante.

 

Conclusión

En general, los expertos en salud se muestran de acuerdo a reservar el uso de los placebos tan sólo en casos de investigación científica. Tras analizar las diferentes perspectivas clínicas y éticas, se aprueba su uso en cuatro ocasiones:

  • Frente a la ausencia de un tratamiento efectivo.
  • Cuando el tratamiento con placebos es corto.
  • Siempre que no agregue riesgos no relacionados a su patología de base.
  • Si el consentimiento informado firmado por el paciente ha sido claro al respecto.

Tras todo lo dicho anteriormente, se recomienda a todas las personas con alguna patología que no confíen su salud a cualquiera que diga poder curarles. Ante todo, es necesario informarse con un médico o especialista titulado, que nos aconsejara y orientará sobre lo que hacer a continuación. No confiar en medicinas alternativas que podrían empeorar nuestra enfermedad o hacernos perder verdaderas oportunidades de curación.