El pasado día 7 de abril, fue el día universal de la salud. En este mundo en el que todo está al alcance de la mano o como mucho a un “click” y a una espera de entre 24 o 72 horas. En este mundo de globalización, de no fronteras, de consumo rápido y fácil, en este mundo donde pensamos que tenemos todas las necesidades cubiertas, al menos las básicas, nos encontramos con que un derecho tan elemental como el de salud, que debe ser accesible a todos, independientemente de nuestra cultura, sexo, edad, raza o religión, NO LO ES.

Actualmente, 3 de cada 10 personas no acuden al médico cuando padecen alguna dolencia por motivos económicos, y 2 de cada 10 personas no tienen acceso a servicios médicos debido a la orografía.

Por supuesto no en todos los países se dan estos números ni tienen las misma dificultades para acceder a una atención sanitaria básica, continentes como África o América, Sudamérica concretamente, los conocidos como países en vía de desarrollo, son los que más dificultades tienen para acceder a este derecho, pero no son los únicos.

En países capitalistas y desarrollados como por ejemplo Estados Unidos, más de 100 millones de los 325,8 habitantes de su población total, viven con menos de dos dólares al día por pagos a sus servicios médicos y es que más del 15% de la población norteamericana no tiene cobertura médica. La población más afectada es aquella con un sueldo inferior a 36.000 mil dólares, seguidos por la población afroamericana y los latinos. Se estima que al menos un 37% de la población latina de EEUU no posee cobertura sanitaria.

Es conocida por todos, una vez difundida por los medios de comunicación estadounidenses e internacionales, la opinión del actual presidente americano respecto a la reforma sanitaria que quería hacer Barack Obama, además de su postura ante la misma.

Mis amigos estadounidenses me han comentado que “a nadie se le niega una asistencia médica de urgencias en Estados Unidos, aunque ésta, por ahora, no es un gasto que vaya a sufragar el gobierno…”. También me comentan que, aquellos que pueden contratar un seguro médico privado destinan, alrededor del 40% de su sueldo, al pago de la cuota de dicho seguro… Más que un derecho universal, parece casi un servicio de lujo.

Poquito a poco o a grandes pasos, hagamos lo antes posible, que el 7 de abril sea, de verdad, el día universal de la salud.

Sanidad accesible para todos.