Cada año en estas fechas, la UNESCO rinde tributo a la memoria de las víctimas del Holocausto. Se eligió el 27 de enero como el Día de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto, pues esta es la fecha en que en 1945 las tropas soviéticas liberaron el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau. La UNESCO en este día trata de ratificar su compromiso de luchar contra el antisemitismo, el racismo y cualquier otra forma de intolerancia.

 

Desde la instauración de la fecha en 2005, las Naciones Unidas reconocen el impacto duradero de este en nuestro mundo. Aún hoy, las heridas siguen abiertas y los efectos del Holocausto no se han atenuado.

Historia

Seis millones de hombres, mujeres y niños judíos murieron durante el Holocausto. Este no solo afectó a los países que sufrieron crímenes nazis, sino también a muchos otros lugares del mundo. Durante el Holocausto, una nación se propuso asesinar a la totalidad de otra, sin excepciones. Los judíos (y otras minorías) representaban para los nazis todo lo que consideraban erróneo. De este modo, asesinar a los judíos significaba liquidar a la civilización moderna.

 

La psicología del fascismo

El movimiento nazi tenía un fuerte componente emocional «que no se sostiene con argumentos racionales». Lo que hizo Hitler, que no supieron hacer los grupos de izquierda de la época fue trabajar las condiciones subjetivas de los obreros alemanes. Supieron conectar y movilizar la estructura psíquica del proletariado y las clases medias.

Pertenecer a grupos no es una opción. Es una necesidad básica. Necesitamos contacto, relación, adaptación, inclusión, cuidado, etc. Es necesario saber quién soy yo, como persona, y quiénes somos nosotros. Esta necesidad de pertenecer a un grupo nos hace buscar compañía donde quizá no debiéramos. Del mismo modo, los individuos de un mismo grupo se potencian entre sí, de manera que sus personalidades tienden a igualarse.

«En una autocracia, un individuo domina sobre una masa». Algunos de los requisitos para que una dictadura como aquella se instaure son: una ideología, el control, la insatisfacción previa, la vigilancia, y, sobre todo, un líder que ejerza el poder mediante disciplina. En el nazismo, otro de los puntos que aprovechó Hitler para convencer a las masas fue el previo descontento y sentimiento de opresión de la población.

El nazismo en la actualidad

En muchos países, entre ellos la Alemania actual, el nazismo es considerado un delito, y está prohibido hacer apología del mismo. También está prohibido hacer apología del Holocausto o negar su existencia. No obstante, más de 70 años después de que todo esto ocurriese, el nazismo sigue inspirando movimientos neonazis. Ejemplo de ello es Perú, donde en 2010 un partido nazista antichileno fue aprobado por el Jurado Nacional de Elecciones.

Conmemoración

Actualmente, los Estados Miembros comparten la responsabilidad colectiva de abordar los traumas que derivan de aquella época, así como de mantener medidas que permitan una conmemoración eficaz, cuidar de los lugares históricos y promover la educación, la documentación y la investigación. La adhesión de la ONU a la conmemoración del Holocausto es un paso importante en la toma de conciencia del mismo.

El pasado año 2019, la UNESCO acogió el evento de proyección mundial del documental Quién escribirá nuestra historia.

Películas y series sobre el Holocausto

 

El diario de Ana Frank, ¿Vencedores o vencidos?, La decisión de Sophie, La lista de Schindler o La vida es bella son algunas películas que tratan el tema. Encontramos además El pianista, o la conocida El niño con el pijama de rayas. Por último, La ola es una película que explica el fundamento psicológico detrás de todo este fenómeno de movimiento de masas.

 

«Quien olvida su historia está condenado a repetirla».