No muchos de ustedes sabrán que soy Argentina, tuve la posibilidad y oportunidad de vivir y estudiar en España durante un par de años y deseo pronto poder volver.

Fueron muchas las cosas que me motivaron a irme de Argentina y una sola la que me hizo regresar. No se si sabrán que Argentina al igual que muchos otros países de Latinoamérica y el mundo, está pasando por una crisis económica, social y cultural muy profunda que arrastra desde hace años y tiene altibajos según los políticos de turno.

Argentina vs España

Vivir en un país como Argentina es muy difícil, se hace complejo estudiar, crecer, desarrollarse e incluso a veces comer. Los argentinos hemos aprendido a la fuerza lo que es la resiliencia, el seguir adelante a pesar de todo, a no claudicar ni dejarse vencer por la adversidad.

Una de las cosas que me enamoro de España fue su verdadera y genuina solidaridad, por todos lados veía a grupo de jóvenes movilizados por una causa, Save the childrens, A.C.N.U.R., Vicente Ferrer, Cruz Roja, etc, etc. Jóvenes que cada día se ponen su chaqueta y salen a las calles a buscar donantes para esas organizaciones, comprometidos y apasionados logran recaudar los fondos que permiten que esas organizaciones subsistan y puedan ayudar a personas en todo el mundo, incluso  de Argentina.

A mi regreso de España, me encontré con una situación similar, también por la calles de mi Córdoba natal veía jóvenes con pecheras y una carpeta buscando donantes para esas mismas organizaciones. Pero en sus rostros no veía el mismo entusiasmo ni la misma pasión, me tome un momento para observarlos, por más ganas que le echaran, las personas pasaban a su lado y muy descortesmente los ignoraban, las caras de preocupación de los jóvenes era evidente, no llegaban con los donantes al mínimo requerido, la crisis económica no ayuda, muchos jóvenes se vuelcan por estos empleos por necesidad, la tasa de desempleo juvenil en Argentina es al igual que en España, muy alta.

Ayudar, a pesar de todo

Ya que siempre he colaborado con distintas organizaciones, una vez más me puse en búsqueda de alguna organización donde poder colaborar, no porque me sobre el dinero, ni el tiempo, sino simplemente por que es parte de mi. Grande fue mi sorpresa, durante varios meses busqué por medio de las redes sociales donde aportar mi granito de arena, envié muchos mails y mensajes, solo un par de ellas me contactaron agradeciéndome por mi ofrecimiento, pero sin mas preámbulos me decían que por el momento no me necesitaban, pero que si quería realizar una donación de dinero me podrían dar los datos de las cuentas bancarias. Nuevamente me desilucione pero no claudique.

Volví a la carga, esta vez centré mi búsqueda en España y me encontré con otra gran sorpresa, Dakari, aceptaba mi solicitud como voluntaria, luego de una entrevista por Skype y un par de semanas de prueba, podía hacer una de las cosas que me llena y satisface, “ayudar a otros”, porque al final de cuentas no importa como ni de qué manera, lo que importa es ayudar a aquel que lo necesita, cada quien lo hace como mejor le sale.

Aun continuo siguiendo a muchas organizaciones en las redes sociales, tanto de Argentina como de España, y uno puede ver como la crisis económica y social en Argentina se va agravando, hay muchos comedores sociales que casi no tiene alimentos para los niños, la necesidades de las personas se profundizan, aumenta la tasa de desempleo (1000 personas por dia se queda sin empleo en Argentina), las páginas en las redes sociales de búsqueda de empleo se han duplicado, la inseguridad y la delincuencia crece de manera exponencial, muere una mujer cada 33 horas victima de violencia de género, el 50% de los niños en Argentina se encuentra por debajo de la línea de la pobreza. Y esto solo es un pequeño resumen de la actualidad.

Pero aprendí a la fuerza a ser resiliente, cuando uno ve una pequeña luz de esperanza al final del túnel se alegra. Eso fue lo que sentí cuando vi el video que les comparto.

 

Son muchas las cosas que entristecen de Argentina, pero historias como estas merecen ser difundidas, ya que a pesar de lo mal que se puede estar, de la crisis económica, la falta de tiempo, la falta de dinero, la inseguridad y la pobreza entre otros,  cuando se quiere se puede y estos jóvenes lo demuestran cada dia.

Y tú, ¿Cuando quieres, PUEDES?