Frente a frente. Cara a cara con ellos, con algunos de los 1.400 niños que cada año reciben el diagnóstico: «Tienes cáncer». Tiempo para unas preguntas, sin filtros. Tiempo de sorpresas con las respuestas. Tiempo de lecciones importantísimas.

Fuente: Wasimag

Cuando uno se da cuenta de que el cáncer está dentro de él siente dos cosas: por un lado el shock de una noticia de esta magnitud y por otro descubre en su interior una fuerza que hasta entonces desconocía y que hace que ante sus ojos se presenten nuevas realidades que nunca pudo imaginar. Así se revela en este maravilloso vídeo que sí, nos roba alguna lágrima, pero también nos arranca alguna sonrisa.

 

Original

Es curioso que cuando colocan a niños con cáncer ante algunos entrevistadores, la naturaleza de las preguntas varíe en función de la edad del que la hace. Los adultos hacen cuestiones más serias mientras los niños siguen preguntando por su color favorito yo la mejor comida del hospital. Pero las respuesta a unos y a otros son las mismas, respuestas llenas de esperanza y de alegría. Sí, puede que la palabra alegría no case con la palabra cáncer, pero estos pequeños nos enseñan que la cara amarga tiene otra más dulce.

Fuente: Otro mundo es posible

Frases para abrir los ojos

Porque este vídeo está lleno de grandes lecciones que nos ilustran sobre cómo ver el mundo con otros ojos. Claro está que todos sueñan con salir de la enfermedad, pero no todos desean no haber entrado nunca en ella. Las respuestas hablan por si mismas:

«¿Cuál es tu mejor experiencia? Esta».

«¿Qué pierdes por estar aquí en el hospital?  No pierdes nada, ganas amigos y experiencias. Si sigues con la misma ilusión, no se pierde nada».

«¿Cómo te sientes? Feliz. Muy bien, con un cambio a mejor. Muy querido. Vale la pena lo que descubres».

Así, sin rodeos. Porque el cáncer te ayuda a ver lo que realmente merece la pena, a reordenar tu escala de valores, a sentirte tan querido como nunca antes te habías sentido. Y aunque la comida del hospital no sea un manjar o los efectos de la quimio te dejan doblado, hay momentos deliciosos como aquel en el que un voluntario se acerca a ti para compartir su tiempo y arrancarte una sonrisa; o cuando ves como una enfermera celebra contigo las victorias como si fueran suyas; o cuando aunque sepas que por dentro estás muy débil, tú te sientes la persona más fuerte del mundo.

Fuente: Juegaterapia

No es que sea la mejor de las noticias ni lo mejor que te pueda pasar, pero cuando te pasa, es la mejor de las lecciones que has de aprender; la mejor forma de activar la resiliencia hasta límites insospechados; la mejor forma de aprender que hasta los golpes tienen su lado positivo. Todo, todo depende de la ACTITUD.