Cuando te planteas una nueva meta siempre existen motivos que te estimulan a lograrla. Esas ganas  hacen que te esfuerces y luches por tus sueños. A la hora de marcarnos un nuevo objetivo son varias las preguntas que pasan por nuestra mente para conseguirlo. Normalmente comienza como un puzle, muchas piezas y todo desordenado. Y es que el comienzo es lo más complicado, pero con motivación podremos alcanzarlo.

Lo único que se interpone entre ti y tu sueño, es la voluntad de intentarlo y la creencia de que en realidad es posible. Joel Brown

El problema llega cuando algo que no habíamos previsto aparece lo que puede provocar cierta desmoralización, que a su vez nos hace perder estabilidad en el camino hacia nuestra meta. Y eso pasa siempre y nos pasa a todos. Mantener una motivación alta es muy complicado. A veces el objetivo parece más lejano cuando los problemas se acercan. Pero hay que persistir.

El éxito no está en vencer siempre sino en no desanimarse nunca. Napoleón Bonaparte

¿Te han enseñado a mantener tu motivación? ¿cuándo aprendiste a conseguir tus metas? Como cualquier habilidad la motivación hay que desarrollarla. Siempre podemos mejorar. Por desgracia estas son cosas que no se enseñan en el colegio junto con las matemáticas y requieren de un esfuerzo extra dado que no tenemos una base definida. Pero hay que ver el lado positivo, la autorrealización, el orgullo y la satisfacción de hacer algo por uno mismo.

Lograr hacer realidad los sueños depende siempre del nivel de motivación que tengamos. Entonces, ¿no vale la pena perfeccionar nuestra motivación personal?

Estas siete pautas te ayudarán a desarrollarla:

  1. Enfocar. Es más sencillo alcanzar algo que está definido y a lo que prestamos nuestra atención. El reloj cuenta igual para todos.
  2. Tener voluntad es clave. Los obstáculos aparecerán y debemos concienciarnos de ello. Repetirnos las veces que sean necesarias que podemos superar cualquier barrera si realmente creemos.
  3. Mentalidad. No significa que todo saldrá siempre como pretendemos, pero si necesitamos mantener el pensamiento positivo y la capacidad de superación a cada dificultad que se presente.
  4. Hemos de ser cautos a la hora de marcarnos un objetivo. En un puzle, no es lo mismo colocar 5000 piezas que 1000. Si no hemos hecho nunca uno, tenemos que empezar poco a poco, sobre todo para evitar un efecto contrario que nos lleve a la desmotivación.
  5. Al comenzar a hacer algo, visualizar el resultado. Definir concretamente lo que queremos y buscar las herramientas necesarias.
  6. Todo lo que merece la pena, cuesta, requiere esfuerzo y dedicación.
  7. Valorar lo que vayamos consiguiendo sin esperar al resultado final. Celebrar cada paso por pequeño que parezca es la mejor manera para mantenernos activos.

 

¿Cuánto tiempo llevas esperando para conseguir tus metas? Si estas buscando el momento perfecto debes saber que solo hay uno y es AHORA.