En España, 1.700.000 reconocen que se exceden en el consumo de alcohol los fines de semana. La edad promedio de inicio del consumo es a los 12.6 años; además, ha aumentado la ingesta de alcohol entre mujeres de 15 a 18 años, y de los hombres a partir de 18 años. El 84% de la población consume alcohol de forma diaria.

El viernes 15 de noviembre es el Día Mundial sin Alcohol. Se destaca la necesidad de potenciar la labor preventiva por parte de toda la sociedad.

 

Peligros del consumo de alcohol

El alcohol tiene que ver en el 10% de las muertes que se registran al año. Está presente en el 50% de los accidentes de tráfico, y en el 35% de los accidentes laborales. La ingesta de alcohol, además de los accidentes de tráfico, conlleva suicidios, borracheras, vandalismo, violencia, peleas, mal ambiente en el hogar, etc.

Efectos físicos

Según Gabriel Lapman, cardiólogo y nefrólogo, hay distintos tipos de intoxicaciones en función del grado de alcoholemia. «Por un lado está el alcoholismo agudo, que se da cuando la persona tiene una cantidad de alcohol de más en sangre, pero es algo ocasional, no de manera diaria». En este caso, la persona empieza con movimientos poco coordinados, para pasar a cefaleas, vómitos, náuseas hasta poder llegar al coma etílico y a la muerte.

 

Respecto a los efectos a largo plazo, el alcohol causa cirrosis hepática, pérdida de memoria, déficit de vitaminas, trastornos en el sistema nervioso, aumento de la presión sanguíneas, arritmias y muertes a largo plazo por hemorragia masiva.

Efectos psicológicos

España es un país donde el acceso a bebidas alcohólicas es fácil, debido, entre otras cosas a su bajo precio. Esto adquiere especial importancia entre los jóvenes, cuya ingesta se ha tornado más abusiva y descontrolada durante los fines de semana.  Muchos jóvenes acuden al alcohol como facilitador social, para desinhibirse y sentirse más mayores.

A pesar de sus efectos negativos, el alcohol está socialmente aceptado. «El consumo colectivo del alcohol tiende a ensalzar valores positivos de consumir, fomenta cohesión grupal entre las personas que beben y da lugar a minimizar las consecuencias negativas del mismo».

 

El alcohol tiene efectos en el cerebro a corto y largo plazo. Algunos de los más destacados son cambios emocionales, lapsos de memoria, pérdida de conocimiento o impulsividad.

A largo plazo, los efectos son más graves. Algunos ejemplos son desarrollo de trastornos emocionales, limita el desarrollo cerebral en adolescentes, destrucción de conexiones entre las neuronas y daños en el hipocampo (relacionado con la memoria). También se puede desarrollar psicosis o síndrome de Wernicke-Korsakoff.

Hay una serie de factores que determinan la manera en que el alcohol afecta al cerebro. Entre estos factores están la regularidad de consumo, edad en la que se inició en la bebida, antecedentes genéticos, o estado de salud general.

Prevención

La mejor manera de prevenir los efectos nocivos del alcohol es a través de la educación. «Mediante la información sobre los riesgos, comunicación y desarrollo de competencias personales, se facilita que los jóvenes den soluciones a sus problemas, busquen ayuda o digan «no» a la presión social de sus amigos».

Asociaciones de ayuda contra el alcoholismo

Algunas de las más conocidas son Alcohólicos Anónimos,  Asociación de Ex-alcohólicos españoles, la Fundación Alcohol y Sociedad, la Fundación de Ayuda contra la drogadicción (FAD) y la Asociación Rehabilitadora de Adictos Familiares y Veteranos. «Su objetivo es informar y sensibilizar sobre los riesgos que tiene para la salud el uso, abuso y dependencia de las sustancias estupefacientes, especialmente el alcohol».

Día Mundial sin Alcohol

Muchas ciudades españolas realizan actividades con el fin de celebrar el día Mundial sin Alcohol. Algunas de ellas son talleres y programas de prevención o concientización sobre el consumo, grupos de apoyo familiar, charlas a jóvenes, o colaboración con alguna de las asociaciones mencionadas. Se organizan además actividades de ocio alternativo para los jóvenes, degustaciones sin alcohol, jornadas deportivas, etc.

 

No obstante, la mejor manera de celebrarlo es pasar todo un día sin beber alcohol.