Britta Englishc viajó un día después con la aerolínea desde Hamburgo a Colonia, tras el fatídico acto en el que el copiloto Andreas Lubitz activara voluntariamente el sistema de descenso.

Britta quiso compartir esta experiencia como muestra de consideración a los 150 pasajeros que perdieron la vida.

Charla_piloto

 

“Ayer por la mañana, a eso de las 8.40 am, tomé un avión de la compañía Germanwings con destino a Colonia. Tenía sentimientos encontrados. Pero el piloto al mando del avión saludó a cada pasajero de manera personal, e incluso hizo un breve pero emotivo discurso antes de despegar. Y no desde la cabina, sino junto a nosotros, los pasajeros, y toda la tripulación. Habló sobre cómo el accidente lo había impactado profundamente, a él y a todo el personal de vuelo. Sobre lo consternados que estaban todos. Pero también recalcó que ellos estaban ahí por voluntad propia.  Habló también de su familia, y declaró que él haría todo lo posible para estar con ellos de nuevo esa noche. Todos estábamos profundamente conmovidos, en silencio. Y entonces todos comenzaron a aplaudir. Yo quiero agradecer a ese piloto: él entendió lo que todos los pasajeros estábamos pensando, y se las arregló para entregarnos, o al menos a mí, una buena sensación sobre este vuelo”.

 

Original