El VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana ataca al sistema inmunitario de la persona portadora. Esta persona carga en sus hombros un gran estigma social por el hecho de tener VIH.

Este estigma hacia las personas que tienen VIH marca la vida de cada una de ellas. Afectando su bienestar emocional y  su salud mental debido a que internalizan el estigma social.

“ONUSIDA ha publicado un nuevo informe que muestra cómo el estigma y la discriminación están obstaculizando el acceso a servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento del VIH, poniendo así en riesgo la vida de las personas” (ONUSIDA, 2017)

Cuando estas personas sufren discriminación por parte de la población y del ámbito sanitario en el que han de ser atendidos, suelen decidir ocultarse, poniendo en peligro sus vidas.

“Las personas que viven con el VIH evitan acudir a clínicas por miedo a que se revele su estado serológico o a sufrir más estigma y discriminación en relación con el VIH. En los 19 países en los que se dispone de datos, una de cada cinco personas seropositivas no fue a una clínica u hospital porque tenía miedo de ser estigmatizada” (ONUSIDA, 2017)

¿Usted piensa que estas personas se merecen esta discriminación? ¿cómo se sentiría usted si lo señalaran y se apartaran todos de usted? ¿qué sentiría si viera que nadie quiere mantener contacto con usted?

Luchemos contra las múltiples situaciones de discriminación y vulneración de derechos en las que se encuentran las personas que tienen VIH.

Parte de los ciudadanos de España evitan el contacto directo con estas personas por el simple hecho de tener VIH. ¿Piensa que eso es correcto?

“El VIH no se transmite en el contacto cotidiano. Sin embargo, los estudios siguen mostrando que una parte significativa de la población se sentiría incómoda si su hijo/a tuviera un compañero/a en clase con VIH, si el empleado/a de la tienda donde compra habitualmente tuviera VIH…(…) muchas no tendrían ninguna relación” (Asociación T4, 2017)

Son personas. El simple hecho de darles un abrazo o alguna muestra de afecto no hará que también seamos portadores del VIH.

Este estigma social que recae sobre ellos suele estar provocado por la falta de conocimiento acerca del VIH y el no saber cuáles son las vías de transmisión. Este desconocimiento provoca que parte de la población estigmatice a este colectivo haciendo que ellos mismos se autoestigmaticen.

“El estigma puede conducir a las personas con el VIH a aceptar lo que los/las demás dicen sobre el virus. Por ejemplo, pueden creer que es cierto que es una sentencia de muerte” (CESIDA, gTt-VIH y Universidad de Alcalá, 2015)

Tratemos con dignidad y respeto a todas las personas. No vulneremos los derechos humanos de los demás. Respetemos a los demás de la misma forma en cómo nos gustaría que nos respetaran a nosotros mismos y a nuestros seres queridos.

¿A usted le gusta sentirse rechazado? ¿le gustaría que le señalaran? ¿le agradaría que nadie quisiera tocar su mano?

Muchas personas tienen miedo de entrar en contacto físico con una persona con VIH por temor a contraer este virus.

“El miedo y la ignorancia acerca de la enfermedad y los modos de transmisión del virus, o los prejuicios y tabúes en torno a la sexualidad y los hábitos de vida de aquellas personas que son percibidas como diferentes e inferiores, son algunos de los mimbres con que se entretejen el estigma y la discriminación” (CESIDA, gTt-VIH y Universidad de Alcalá, 2015)

¿Qué pasaría si su hij@, herman@, amig@, vecin@…le dijera que tiene VIH? ¿le daría de lado? ¿no querría continuar teniendo contacto con él o ella?

No incrementemos la discriminación y el estigma social que recae sobre estas personas. Ayudemos a reducir esta carga social que llevan sobre sus hombros.

Eliminemos los mitos y las actitudes discriminatorias

No normalicemos los prejuicios sociales que recae sobre ellos

Luchemos contra el sentimiento de vergüenza que tienen la mayoría de estas personas por el hecho de tener VIH. Esto ayudará a que puedan expresar sus sentimientos y también a que se realicen la prueba y puedan recibir el tratamiento adecuado y beneficioso para su salud.

Hablemos abiertamente sobre el VIH y sus consecuencias para poder reducir el estigma hasta conseguir erradicarlo.

Algunas de las personas que tienen VIH se encuentran en situaciones como las siguientes (CDC, 2018):

  1. Un profesional de la salud no quiere atenderlas.
  2. Aislamiento en su comunidad de vecinos.
  3. No poder dar ni siquiera la mano a alguien.
  4. Entre otras situaciones discriminatorias.

¿Cómo se sentiría usted si le ocurriera esto? ¿le gustaría sentirse desplazado? ¿le agradaría que nadie se acercara a usted?

No vamos a contraer VIH por el hecho de hablar con una persona que lo tenga o por darle la mano.

Las causas por las que una persona puede contraer el VIH son:

  • A través de relaciones sexuales.
  • Mediante transfusiones de sangre.
  • Por compartir agujas.
  • A través del embarazo, el parto o la lactancia debido a que las madres portadoras pueden transmitir a sus hijos el virus.

Por tanto, el hecho de tener relaciones sociales con una persona con VIH no hará que contraiga la enfermedad.

“Favorecer la igualdad de trato y de oportunidades de las personas con VIH; trabajar en favor de la aceptación social; reducir la estigmatización en las personas con VIH; y generar conocimiento que oriente las políticas y acciones frente a la discriminación, son algunas de las líneas de actuación establecidas en el Pacto Social” (ABC, 2018)

Y usted, ¿nos ayuda a reducir este estigma social?

Nadie merece que se vulneren sus derechos humanos

Construyamos un futuro mejor

Luchemos por la igualdad.