La economía es uno de esos temas muy importantes pero también muy pesados que de entrada nos aburren, pero es increíble ver como aun cuando todo el mundo se toma el dinero tan serio nadie se preocupa por entender de donde viene y como funciona. Probablemente esto se debe en parte al complejo lenguaje matemático que ha sido creado (muy a propósito) por los economistas, así como a la imagen de autoridad que estos “respetables” personajes ejercen, la cual genera un “manto de normalidad” dando la sensación de que todo está bajo control pues hay profesionales, académicos y científicos detrás de todo el asunto. En este artículo buscaré desvelar algunos de los oscuros secretos de la economía moderna y la banca privada, ya que aunque suene muy irónico, la economía moderna es totalmente anti-económica.

En realidad la esencia de la economía es muy sencilla y debería, en principio, ser fácil de interiorizar para todos, ser económico significa ser ahorrativo y prudente, está relacionado con prever la posibilidad de escasez en el futuro y con la administración concienzuda de nuestros recursos, partiendo de nuestro tiempo y nuestras energías, más que con la frenética acumulación de riqueza y la especulación que no son más que “simple y llana avaricia”.

Entonces ¿Por qué le hemos dado tanto poder a la economía y al dinero? Debemos darnos cuenta de que la economía monetaria no es más que una construcción social, algo que depende totalmente de nosotros, de la sociedad que es su base y sustento, y que por lo tanto puede ser adaptada, transformada o eliminada del todo si así lo queremos. Y es que en medio de los problemas políticos y el día a día pasamos por alto que el sistema financiero mundial es altamente defectuoso y corrupto, sin mencionar que posee más poder de facto que los gobiernos pues es quien determina el flujo de los recursos. De hecho como verán en el video que les comparto el día de hoy, la élite de “respetables” banqueros privados no es más que la mayor mafia criminal jamás creada en toda la historia. Puede que en este punto muchos comiencen a pensar en teorías conspiratorias y pierdan el interés por seguir leyendo, pero aunque en efecto existe mucha desinformación rondando el tema, el hecho es que existe evidencia histórica que así lo demuestra y entre más rápido nos demos cuenta de la necesidad de acabar con este sistema de explotación, dominación y subyugación, mucho mejor.

Pero ¿de dónde viene el dinero? ¿Está el sistema financiero realmente por encima de las instituciones de control público? Aunque parezca increíble la cantidad de dinero que circula en una economía no depende de ningún gobierno o institución pública, los gobiernos solo piden dinero prestado y deben pagar intereses al igual que cualquiera -para lo cual obviamente recurren a tus impuestos-. Este es uno de los secretos mejor guardados por los creadores de este macabro, sutil y sofisticado sistema de manipulación y esclavitud social a gran escala: “el origen privado de los bancos centrales, de hecho tanto el Banco de Inglaterra, como el Banco Central Europeo, el Banco de Pagos Internacionales y la Reserva Federal (que dé Federal no tiene sino el nombre),  son instituciones totalmente privadas, propiedad un puñado de familias que a pesar de ser tan particulares como tú y yo, han logrado apoderarse -y de forma muy deshonesta por cierto- de la exclusividad para imprimir dinero de la nada, demostrando en numerosas ocasiones que gracias a este enorme poder están por encima de cualquier control público e incluso legislativo.

 

Tal vez la principal razón para que la gente no reaccione ante esta terrible realidad no es solo el gran encubrimiento de estos hechos o el manto de normalidad creado por la ciencia económica y su complejo lenguaje matemático de “confunde y reinaras”, sino que  como particulares creemos que no hay mucho que podamos hacer al respecto, pero debemos ser conscientes de que sin nosotros, sin nuestro dinero ni nuestro trabajo este sistema no funcionaria, ¡nosotros tenemos el poder! Los bancos dependen de gente que les confié su dinero y solicite sus préstamos. Y aunque es cierto que derrocar a esta poderosa élite parasitaria de criminales requerirá de un esfuerzo social y democrático a gran escala, así como de la implementación de un nuevo sistema económico alternativo, si hay pequeñas cosas que puedes ir haciendo mientras las nuevas iniciativas de transformación social que ya están aquí terminan de tomar forma.

Cierra tu cuenta bancaria y deposita tu dinero en “bancos éticos” que te muestren donde se está invirtiendo tu dinero y te incentiven a ahorrar, más que a gastar y endeudarte. En general procura no endeudarte, en un sentido estrictamente económico el único escenario donde deberías endeudarte es cuando vas a invertir ese dinero en una actividad productiva que te garantiza el retorno necesario para pagar la deuda en un plazo razonable y luego seguir libre de deudas, y aunque acepto que en algunas ocasiones muy puntuales es practico contar con una tarjeta de crédito, la verdad es que yo personalmente no tengo ninguna y no me hace ninguna falta. Procura no participar en el corrupto mercado de especulación financiera y desconfía de planes de inversión que ofrecen grandes ganancias, está demostrado que el margen de ganancia de la bolsa es sumamente pequeño para el pequeño inversor privado y no hay tal cosa como un plan de inversión libre de riesgo por más que te lo vendan como tal, así que si lo que quieres es apostar tu dinero posiblemente tendrás mejor suerte si vas directamente al casino.

Por último recuerda que lo más importante que puedes hacer es no perder la fe y seguir soñando con el cambio; sí existen alternativas al actual sistema económico, en un próximo artículo te hablaré sobre interesantes y novedosas iniciativas como la Economía Ecológica y el movimiento político, económico y social conocido como Decrecimiento Económico o “Degrowth”.