Es bastante sencillo perderse en el camino. Incluso es normal que ocurra varias veces durante nuestra vida, pues somos humanos.

Pero es cierto que es bueno, incluso fundamental, el perderse, y tener la posibilidad de encontrarse. Porque en ocasiones podemos seguir un camino equivocado, y debemos volver sobre nuestros pasos para coger otro rumbo diferente, pero mejor.

Como dice la expresión “ensayo y error”, para avanzar y adquirir conocimiento, debemos probar alternativas, hasta encontrar la correcta.