En el transcurso de nuestra vida es importante establecer objetivos o metas que nos permitan obtener nuestros sueños. La palabra Meta se define como “un resultado deseado que una persona o un sistema planea y se compromete a lograr.” Dejando establecido que para lograr nuestros objetivos son necesarias tanto la planeación como el compromiso.

Ahora bien, ¿Por qué es importante que tengamos metas?

El psicólogo clínico, conferenciante y educador estadounidense Fitzhugh Dodson, dijo en una ocasión que “Sin metas y planes para llegar a ellos, eres como un barco que ha zarpado sin destino”. Pensando en estas palabras, imaginemos ese barco adentrándose en alta mar sin tener establecidos una ruta ni objetivo.  A pesar de encontrarse ante muchas posibles rutas quedará a la deriva, sin una razón para continuar navegando.

Nuestro caso es similar, salir a “navegar” por la vida sin un rumbo establecido provocará que nos perdamos y terminemos en el mismo lugar donde empezamos. Entonces, cómo es probable que queramos avanzar en la vida, parecernos a ese barco no es una opción.

Plantearnos metas fortalece nuestra autoestima

Tener metas y lograrlas nos ayuda a sentirnos realizados y tener más confianza en nosotros mismos. La razón es que entendemos que con esfuerzo somos capaces de lograr muchas cosas. Esto nos incentiva a ponernos otras metas mayores y en consecuencia tendremos mayores probabilidades de éxito.

Los objetivos que tengamos nos permitirán definir nuestro propósito en la vida y mantener un accionar que conduzca a la obtención de nuestros propósitos. Es decir, estaremos seguros de “quiénes somos” y “adónde vamos”. En consecuencia, esta actitud nos hará sentir más felices.

El camino para la obtención de nuestros propositos

Las metas no se obtienen automáticamente, sino que requieren esfuerzo y planificación. Siendo necesario establecer la ruta y pasos que seguiremos para cumplir nuestro objetivo. Es como usar una escalera, vamos avanzando escalón por escalón hasta nuestro objetivo final. Cada escalón que logremos nos acercara aún más a la obtención del resultado esperado.

Estos “escalones” son las denominadas “Metas a corto plazo”, las cuales podemos alcanzar en periodos cortos de tiempo. Estas a su vez conducen a la obtención de otros objetivos mayores, denominados “Metas a largo plazo”. Para obtener nuestros propósitos es necesario que nos plantemos ambos tipos y mantengamos nuestras prioridades en correcto orden.

En conclusión, plantearnos metas nos permite tener el control de nuestra vida y nos acerca a la obtención de nuestros sueños. Así que hacemos bien en preguntarnos, ¿Que estoy yo haciendo para lograr mis objetivos? Si descubrimos que estamos haciendo poco o nada, es momento de hacer cambios y  tomar el “timón” de nuestra vida.