Plantearse metas es el primer paso para que nuestros proyectos sean exitosos. Pero una planificación detallada no asegura el cumplimiento de todos nuestros objetivos, porque siempre existirá la probabilidad de que fracasemos en el intento.

El fracaso no es algo que contemplamos en nuestros planes, porque siempre esperamos un resultado positivo. Ademas, la sociedad que nos rodea exhibe solamente las iniciativas exitosas, suprimiendo las decepciones y tropiezos que existieron en el camino. Por lo cual, se nos dificulta asimilar los fallos y terminamos haciéndonos mucho daño emocionalmente. Sentimientos como el desánimo, la rabia, la frustración y el miedo, pueden apoderarse de nosotros y terminar pensando que somos personas inútiles.

Ahora bien, cuando nos enfrentamos a un fracaso la actitud que mostremos es de suma importancia. No debemos ver esa decepción como el fin de nuestro mundo, sino buscar el lado positivo de la situación. Probablemente pienses que es una broma, pero fracasar nos proporciona muchos beneficios y contribuye a que en situaciones futuras nos acerquemos al éxito. A continuación analizaremos algunos de estos beneficios.

Beneficios de fracasar

Adquirimos sabiduría: Todos aprendemos en base a las experiencias vividas, así que intentar y fallar aumentará nuestro conocimiento sobre el tema. Un ejemplo de esto son las personas envejecientes. Estas suelen ser más sabias, no solo por los años vividos , sino por el aprendizaje que han adquirido de experiencias vividas. De igual manera, los éxitos y los fracasos nos brindan oportunidades para aprender, lo cual es útil para triunfar en el futuro.

Oportunidad de mejora: Fracasar es un indicativo de que algo está mal. Analizar detalladamente la situación  nos permitirá identificar nuestras debilidades. De esta manera podremos realizar un plan que contrarreste esos aspectos negativos. Ademas, tener conocimiento de nuestras fortalezas y debilidades nos ayudara a afrontar situaciones futuras.

Metas realistas: En determinados casos el fracaso se debe a que nos planteamos objetivos pocos realistas. Fallar contribuye a que reflexionemos en los tipos de metas que nos proponemos. Estas en muchos casos pueden ser muy ambiciosas y nuestras actuales circunstancias impidan su realización. Identificar este error contribuye a que podamos enfocar nuestros esfuerzos en metas más realistas.

Desarrollar cualidades: Fracasar permite que desarrollemos habilidades útiles para las interacciones personales. Aprendemos a ser mas humildes, perseverantes, creativos, honestos y a tener tolerancia frente a las adversidades.

Debemos ver nuestros tropiezos  como una motivación para seguir adelante, mostrando una actitud positiva. Ser capaces de tolerar el fracaso y superarlo fortalecerá nuestra manera de ver la vida y contribuirá a nuestra felicidad. Todos fallamos y estos errores están ahí para nuestro aprendizaje. Por eso, nunca permitas que un mal resultado te impida seguir tras tus sueños. Recuerda que mientras mas intentes mas probabilidades de éxito tendrás.

Para finalizar, pregúntate: ¿Que me han enseñando los fracasos del pasado? ¿Han influido estas experiencias en mis decisiones? Seguro que las respuestas a estos interrogantes te mostraran que tus fallos han contribuido a fortalecer tus habilidades personales.