Randy Pausch era un joven ingeniero y profesor universitario, que pasó a la historia por sus lecciones, concretamente por la titulada “La última lección”.

En agosto de 2006, a Randy le diagnosticaron cáncer de páncreas. Empezó así un tratamiento muy agresivo que incluía cirugía y quimioterapia experimental, para intentar superar su enfermedad, pero exactamente un año después le dijeron que el cáncer se había expandido al hígado y al bazo, y que ya era terminal.

Pero no bajó los brazos, e inició una quimioterapia paliativa, para de esa manera, intentar ampliar su calidad de vida todo lo posible. Fue entonces, a comienzos de mayo de 2008, cuando un scanner reveló que el cáncer se había extendido a los pulmones. En junio pensó en dejar la quimioterapia por los posibles efectos secundarios, y tan solo un mes después, el 25 de julio de 2008, Randy Pausch falleció.

Estos 10 minutos en el programa de Oprah Winfrey fueron tan impactantes, que le sirvieron, de hecho, para ser reconocido por la revista ‘Time’ como una de las 100 personas más influyentes del mundo en 2008.
Su libro “La última lección” fue todo un ‘bestseller’, es considerado la ‘biblia de la autoayuda’ y está traducido en varios idiomas.

 

 

Original