¿Por qué discriminamos a las personas? ¿Por qué estigmatizamos? ¿Por qué señalamos a los demás?

 

Hay miles de personas que han de luchar contra continuadas actuaciones discriminatorias por el simple hecho de tener una determinada orientación sexual.

Personas sometidas a violencia tanto verbal como física por el simple hecho de mostrar una identidad sexual distinta. Pero, ¿no somos todos diferentes?

Todos somos únicos e irrepetibles, ninguna persona es igual a otra, entonces ¿por qué señalar por tener una identidad sexual u otra?

“Las entidades LGTBIQ recogieron en 2017 un total de 623 incidentes de odio contra personas en base a su orientación sexual o identidad de género, según el informe de la FELGTB La cara oculta de la violencia hacia el colectivo LGTBI” (Eldiario.es, 2018)

¿Esta es la sociedad que queremos? ¿Queremos vivir en una sociedad discriminatoria? ¿Es ético que todavía existan sucesos de odio contra personas por su orientación sexual o identidad de género?

En el ámbito laboral

Existen diferentes mecanismos sociales que segregan a las personas por su orientación sexual, sin tener presente sus capacidades y fortalezas para formar parte del equipo profesional.

 

“El artículo 45 establece que las empresas están obligadas a respetar la igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral y, con esta finalidad, deberán adoptar medidas dirigidas a evitar cualquier tipo de discriminación laboral” (Imop Insights; Subdirección General para la Igualdad de Trato y la no Discriminación; IMIO, 2017)

¿Esta igualdad de trato y de oportunidades está siendo respetada? ¿Considera que no existen actos de discriminación en su entorno laboral?

La igualdad de trato es fundamental para que ninguna persona se sienta excluida en ningún ámbito. Todos tenemos derecho a que nadie se entrometa en nuestra vida privada.

Una sociedad más justa

 

Luchemos por construir una sociedad más justa, basada en la equidad, para que nadie se sienta excluido, aislado ni marginado. Escuchemos todos los discursos y respetemos la diversidad de opiniones y las múltiples identidades sexuales existentes.

Todos somos diferentes

Todos somos únicos 

Todos somos personas 

En nuestro día a día podemos observar actuaciones discriminatorias. ¿Es esto lo que queremos considerar como correcto? ¿Es esto lo que se ha de aceptar socialmente?

Todos deberíamos poder intentar cumplir nuestros sueños. Todos deberíamos poder decir “no, no me gustan las mujeres, soy gay” o no decirlo porque, al fin y al cabo, en la vida privada, cada persona puede hacer o no hacer lo que quiera, siempre y cuando no dañe la integridad de otro.

“En el Eurobarómetro sobre discriminación de 2015, la posición de la población española a favor del reconocimiento de los derechos de las personas LGBTIQ se situaba muy por encima de la media europea (E28). El 90% de los españoles se muestran de acuerdo con la igualdad de derechos que las personas heterosexuales” (Imop Insights; Subdirección General para la Igualdad de Trato y la no Discriminación; IMIO, 2017)

Sin embargo, existen todavía actos discriminatorios, por tanto, hay personas que todavía se han de enfrentar a situaciones que vulneran sus derechos.

“De los diferentes tipos de discriminación por los que se pregunta, la que se dirige hacia personas trans, es en la que la población española se sitúa claramente por encima de la media europea, lo que en sí mismo nos parece un indicador de la situación de exclusión que todavía sufren las personas trans” (Imop Insights; Subdirección General para la Igualdad de Trato y la no Discriminación; IMIO, 2017)

 

¿Por qué esa discriminación? ¿Por qué esa vulnerabilidad? ¿Qué pasaría si su hija/o, nieto/a, sobrina/o, amigo/a…fuera homosexual, bisexual, transexual, intersexual, pansexual…? ¿Le dejaría de lado? ¿Y qué pasaría si fuera heterosexual?

Es la misma persona con la que ha estado conversando hasta ahora, con la que se ha apoyado en los momentos difíciles, la que ha estado cuándo no sabía a donde ir…¿Por qué debería verla desde otro prisma según su orientación sexual? 

Rompamos con una construcción social que nos está haciendo discriminar a las personas sin darles la oportunidad de conocerlas y de expresarse. Porque de todas y cada una de las personas que viven en este planeta podemos aprender muchas cosas.

“Lo que tiene que cambiar son las actitudes sociales negativas que estigmatizan a las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans y contribuyen a que sean víctimas de la violencia y la discriminación” (Naciones Unidas, 2017)

Partir del desconocimiento

No partamos del no saber, de la no información. Hablemos sobre los temas sociales relevantes y escuchemos de primera mano a personas que sufren estas discriminaciones de manera diaria, sólo así, podremos conocer la realidad social en la que todos vivimos.

 

Conozcamos las realidades sociales que nos envuelven, no señalemos ni estigmaticemos, hablemos y compartamos todos nuestros conocimientos y opiniones.

Rompamos los estigmas

Aprendamos juntos

¿Y tú? ¿Quieres conocer el planeta en el que vives?