Porque un niño siempre será un niño, y esa inocencia no debería perderse jamás.

Cuando este niño encuentra un charco, no puede contener las ganas de pisarlo, pero claro, primero tiene que convencer a su amigo para que le espere.

 

 

 

Original