A principios de 2014, Rowden y Leizi decidieron casarse y marcaron el día 8 de julio como fecha para su boda, día en el que Rowden cumpliría 30 años.

Pero en mayo, justo dos meses antes del enlace, a Rowden le diagnosticaron cáncer de hígado en fase IV.

Dado su frágil estado de salud, ellos decidieron adelantar la boda, y en apenas 12 horas, prepararon todo para que pudieran casarse en el hospital, junto a sus familiares y demás seres queridos.

Una boda emotiva llena de una alegría marcada por la tristeza.

Tan solo 10 horas después del “si quiero”, Rowden falleció, tras haber cumplido su sueño de casarse con su querida Leizi.