El surfero Jorge Tirado decidió que su hijo Gerardo, de tan solo nueve meses, estaba preparado para coger sus primeras olas. Y preparada su tabla con una cámara, grabó la reacción del pequeño surfeando.

“Gracias a todos. Lleven sus hijos al océano, después de todo ese es el lugar donde todo comenzó. Por mucho el mejor deporte para tu salud mental, espiritual y física. Disfrútenlo”, fueron las palabras de un padre orgulloso.

 

 

Original