A veces desaprovechamos momentos por el simple hecho de crecer y perder así el valor de las cosas cotidianas.

Es entonces, cuando veo videos como este, que me doy cuenta de todo lo que nos perdemos, todo lo que dejamos de sentir simplemente por su habitualidad.

Esta niña aun conserva esa magia, sabe apreciar cada gota de lluvia de una manera única.