llegada_meta

El deporte se muestra en multitud de ocasiones como una modelo de superación personal, lo que conlleva a experimentar un cumulo de emociones con un sentimiento inigualable.

Esto le sucedió a Bailey Matthews, un niño inglés de ocho años, que a pesar de las dificultades de movilidad con las que lucha desde que se le diagnosticara una parálisis cerebral cuando tan solo tenía 18 meses, consiguió culminar el triatlón de North Yorkshire, una prueba que comprende 100 metros de natación, 4 kilómetros en bicicleta y 1.300 metros de carrera.

Las imágenes que se muestran a continuación muestran la emotiva llegada a meta de este pequeño gran deportista, cuando a pocos metros, suelta su andador, y sin importar las caídas, llega a la línea de meta con una sonrisa que se grabará en tu corazón.

 

 

Original