El amor de madre supera cualquier fuerza. Es asombroso cómo siempre están alerta. Es universal, incondicional y no mide las consecuencias. Puede que su forma cambie, pero su esencia es la misma.

Esta hembra de leopardo, es el ejemplo perfecto de una madre. Ama a su criatura, lucha por ella hasta el final, y…tristemente llora su pérdida.

 

 

Original