Ante el auge de las nuevas formas de comunicarnos y relacionarnos, las redes sociales se han convertido en ese espacio en el que “todo vale” y creemos sin discernir en lo primero que leemos y sin ahondar en los temas, caemos en el discurso del odio a través de las Fake News o Noticias Falsas.

George Orwell parecía visionar en su famosa obra distópica 1984, un futuro donde la “ortodoxia es la inconsciencia, el no pensar” y así, establecemos un poder dominado por el famoso eslogan: “LA GUERRA ES LA PAZ. LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD. LA IGNORANCIA ES LA FUERZA”.

Comenzamos por un lado a mutilar la libertad de expresión cuando se intenta ir más allá de un orden establecido bajo una doble moral, para finalmente, abusar de esa misma libertad para amedrentar, insultar y castigar a lo que ya no es “políticamente correcto”.

Pero es que además, las informaciones falsas pueden  funcionar de manera más sutil, tergiversar palabras y hechos de otras personas, con la única intención de generar sensacionalismo y contribuir a la era de la posverdad. Sin ir muy lejos tenemos actualmente un ejemplo en forma de humor.

Los engaños y el enaltecimiento del odio hacia lo diferente, genera una ola de movimientos en masas que castigan y destruyen  la libertad, la democracia, la adversidad, la humanidad y la verdad en sí misma, apelando a las emociones y creencias del pueblo.

Y no exagero cuando digo que podemos caer en la sociedad “ficticia” que nos narró Orwell, es que a veces leo, escucho y miro y… me lo creo. Estamos volviendo a tropezar con la misma piedra, esa que nos llevó al genocidio colonizador, a la primera y segunda guerra mundial.

Pero entonces,  ¿qué debo hacer para no caer en las redes de las Fake News?

  • Lo primero que te recomendaría es situarte en el contexto socio-político en el que te encuentras ya que, cuando acontecen importantes decisiones sociales, económicas y políticas, hay tendencia de incrementarse este tipo de noticias. Por ejemplo en los procesos electorales se incrementan las Noticias falsas para dirigir las masas en pro de un determinado grupo político.

Así mismo ocurre con aquellos asuntos de índole social, como las crisis humanitarias, las migraciones, las personas refugiadas, etc. donde se apela a la inseguridad y al temor para obviar lo real del asunto. Así que, sólo piensa con empatía y respóndete: ¿Qué harías tú en su lugar?

  • Segundo, contrasta el autor, la fecha y la nota de prensa. Es importante buscar varias fuentes de información y profundizar en la noticia en cuestión, y si es posible, busca y pregunta a una persona experta en el tema.

Así que indaga en: ¿Quién es el autor/a?, ¿En qué fecha se escribió?, ¿A qué se debe ese título tan voraz?… ¡VAMOS A CONTRASTAR!

  • Tercero, realiza un autoanálisis sobre tus sesgos y prejuicios que son aquellos que buscan precisamente  fortalecerse con las Fake News. ¡QUE NO TE INFORMEN CON PREJUICIOS, BUSCA LA VERDAD!

Con todo ello, os animo a recuperar el control de la buena información y vencer la “dictadura del clic” y la desinformación con curiosidad, investigación e introspección. ¡Que no esclavicen tus pensamientos!

Y para terminar, os recomendaría la lectura de la entrevista a Marc Amorós en UNCODE.cafe: Las fake news: quién las crea, para qué y cómo se propagan.