Para el 2050 habrá más plástico que peces en nuestros océanos, a no ser que cada uno de nosotros pongamos de nuestra parte para impedir que eso pase!

¿Como puedes contribuir tú?

1. Sé consciente de la cantidad de plástico que utilizas en un día

Este es sin duda el primer paso y el más importante para que puedas empezar a cambiar la manera en la que vives tu vida. La mayoría somos inconscientes de la cantidad de plástico que nos rodea y que desechamos día a día. Por lo tanto lo primero es que decidas un periodo de tiempo (1 día, 1 semana o 1 mes) y acumules todo el plástico que hayas consumido en ese periodo.

2. Entiende cual es el impacto.

Generar plástico en primer lugar ya genera un impacto extremadamente negativo en el medio ambiente. Pero el impacto negativo no sé queda ahí. El uso masivo de plástico versus el porcentaje aún pequeño de plástico que se recicla eficientemente hace que dicho plástico acabe en nuestros océanos. El plástico es un material que el planeta no puede digerir, por lo que se queda cientos de años hasta que por fin se descomponer; hasta 1.000 años puede tardar. Esto significa que hoy podemos seguir encontrando plástico de muchas generaciones de antepasados atrás. El resultado es devastador tal y como lo explica este articulo “Las terribles consecuencias de la “plaga de plástico” en los océanos del mundo”.

3. Recicla, y recicla bien

Una vez visto todo el plástico que desechas y te hayas concienciado de su impacto, el siguiente paso es cambiar la manera en la que desechas tu basura. Si todavía no reciclas intenta por apartar el plástico de la basura general y considera invertir en una papelera que te permita separar tu basura. Hoy en día hay una gran variedad de donde elegir a precios razonables. Muchos de ellos además harán que tu cocina se vea más sofisticada 😉

4. Empieza por cambiar cosas pequeñas

Cambia hábitos sencillos tales como comprar una botella y/o un recipiente reutilizable para líquidos y un vaso para cosas tales como cafés o batidos. Otro punto fácil a atacar la utilización de bolsas de plástico. Todo el mundo tiene un cajón de bolsas o una bolsa llena de bolsas (y a pesar de ello a veces vamos a comprar sin bolsa). Invierte en 2 o 3 bolsas de tela que puedas reusar siempre que vas a comprar y así no solo podrás deshacerte de las bolsas que tienes por la casa liberando espacio sino que tampoco necesitaras comprar más. Una vez te hayas animado a implementar algunos cambio busca más opciones; EcoInventos es una buena opción para empezar.

5. Reduce el plástico que entra en tu casa en primer lugar

Empieza por fijarte en las opciones que tienes en el supermercado. Primer paso: compra unas bolsas reutilizables para fruta y verdura. Por unos 10 euros tendrás unas bolsas ecológicas que podrás reusar y evitar las 5 bolsas que utilizas cogiendo tus piezas de fruta y verdura. Segundo paso: escanea las tiendas por productos que vienen en cajas de cartón o vidrio (y por supuesto recicla el cartón o vidrio también). Tercero: cambia los productos con embalajes (ej. filetes de pollo) por productos frescos o a granel; no solo reducirás tu consumo de plástico pero empezar a comer productos de mejor calidad.

Si bien a veces puede parecer complicado cambiar hábitos, una vez implementados pueden tener un impacto muy positivo en la reducción de consumo de plástico. Para curiosos o incrédulos, reducir el consumo de plástico y reciclar está chupado, sino que sé lo digan a Lauren Singer, una chica que vive en Nueva York y desde hace años vive una vida sin desechar absolutamente nada, cero desechos. Los pocos desechos que tiene los va acumulando en un bote de cristal. Y esto tiene aún más mérito ya que estamos hablando de Nueva York, Estados Unidos, donde particularmente son propensos a generar más basura por persona que España.

Entre todos podemos mejorar y ayudar a nuestro planeta, medio ambiente, animales y a nosotros mismos.