¿Te emociona el brillo del mar al atardecer? ¿Se te encoje el corazón al presenciar el sufrimiento de otro ser? ¿Se te hacen insoportables ciertos olores o los ruidos estrepitosos? ¿Te agobian las masas? ¿Te supera, a menudo, la realidad?

Si contestaste afirmativamente a varias de estas preguntas, puede que seas una Persona con Alta Sensibilidad (PAS). ¡Note asustes! La alta sensibilidad no es una anomalía, sino un rasgo que tienen dos de cada diez personas.

¿Qué es la Alta Sensibilidad?

La alta sensibilidad es un rasgo de la personalidad que está presente en un 15-20% de la población, hombres y mujeres por igual. La alta sensibilidad no es ni una enfermedad ni un trastorno, tampoco es algo que “deba tratarse”, es una característica hereditaria que afecta el procesamiento sensorial de los individuos.

Una persona altamente sensible tiene un sistema nervioso más desarrollado que la mayoría de la gente. En consecuencia, la persona recibe más información sensorial de forma simultánea que alguien con una sensibilidad media. Podríamos decir, metafóricamente, que las personas con alta sensibilidad tienen la “piel más fina”.

Aunque la alta sensibilidad siempre ha estado presente en la especie humana y en más de 100 especies estudiadas, nunca se le había dedicado una especial atención hasta que, a finales de los 90 y tras largas investigaciones, la psicóloga Elaine Aron le puso cara y nombre.

Características básicas

Hay cuatro pilares básicos que la dra. Elaine Aron identificó en las Personas con Alta Sensibilidad (PAS). Son las siguientes:

  1. Reflexión de manera profunda sobre la información recibida. Las PAS tienen tendencia a procesar la información que reciben de una manera intensa y profunda, reflexionando y dando vueltas a los temas para una mayor comprensión.
  2. Tendencia de sobre-estimularse o de saturarse. La cantidad de información sensorial y emocional que recibe una PAS es mucho más elevada que la media. Por ello, una PAS puede llegar a saturarse o a sobre-estimularse al intentar procesar toda esta información simultáneamente.
  3. Fuerte emocionalidad ligada a una gran empatía. Una PAS se emociona con facilidad y vive las emociones como la alegría, la tristeza, la ira o la injusticia de una forma muy intensa. También presenta una fuerte capacidad empática.
  4. Elevada sensibilidad sensorial especialmente en cuanto a sutilezas. Una PAS tiene una elevada sensibilidad que no se limita simplemente a los cinco sentidos, sino también a sutilezas como pequeños cambios en el entorno o en el estado emocional de las personas que la rodean.

Una persona que se reconoce en estos cuatro pilares se puede considerar una PAS. Para salir de dudas, existen diversos tests que ayudan a identificar el rasgo de la alta sensibilidad, como los siguientes que facilita la Asociación Española de Profesionales de la Alta Sensibilidad (PAS España):

Test para adultos // Test para niños

Creo que soy PAS, ¿y ahora?

Descubrir la alta sensibilidad en un@ mism@ es un regalo de valor incalculable, porque se empiezan a entender y comprender la gran cantidad de emociones y sensaciones que se tienen. El auto-conocimiento es el primer paso para aprender a gestionar esta característica.

Cabe destacar que la alta sensibilidad es un caldo de cultivo tanto de virtudes como de trastornos. Si bien es cierto que puede derivar en trastornos de la personalidad, depresión o ansiedad, tomar consciencia de este rasgo nos conducirá a dar lo mejor de nosotros mismos. Así como varios delincuentes o drogadictos son PAS, también lo son la mayoría de artistas.

Para evitar ser víctimas de la propia sensibilidad y emocionalidad, es importante el auto-conocimiento. En primer lugar, es vital ser conscientes de las ventajas de la propia sensibilidad y auto-afirmarse en ello. En segundo lugar, es importante protegerse del exceso de información que se recibe mediante actividades de relajación mental. Detener el ajetreo diario, relajarse y hacerse consciente del mundo interno y externo es un buen ejercicio de meditación para evitar bloqueos y canalizar la sobre-información.

Si quieres saber más, te recomiendo el documental “Sensibilidad a trasluz”. Otras fuentes y páginas de interés son las siguientes:

PAS España // Asociación de PAS de España // Asociación Catalana de PAS // The highly sensitive person // Personas con Alta Sensibilidad